animación-japonesa
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Hace unos días, la prensa japonesa publicó un artículo que podría dejar a más de un lector en shock; puesto que amenaza con que la animación japonesa podría ser un arte en declive. Pero, no necesariamente afirmó que esto se debiera a una baja demanda, sino más bien, a un posible declive en la oferta de animadores que no encuentran en el mercado laboral actual unas condiciones apropiadas de trabajo.
Por ejemplo, es bien sabido que el mercado del anime recientemente ha logrado expandirse y tener éxito no sólo dentro de Japón sino en otros continentes, con una facturación de casi 2 billones de yenes anuales
Películas como Kimi no na wa (Tu Nombre), Sen to Chihiro no kamikakushi (El Viaje de Chihiro) y Kono sekai no katasumi ni (En un Rincón de Este Mundo) son solo algunos de los casos que han logrado posicionarse en las primeras posiciones de ventas en taquilla en Japón, o bien, han logrado ser galardonados con ostentosos premios internacionales como lo fue el caso de Kono sekai no katasumi ni en el Festival Internacional de Cine de Annecy 2017, en Francia.
festival-internacional-cine-annecy
De acuerdo con Irie Yasuhiro, director ejecutivo de JANICA (Asociación Japonesa de Creadores de Animación), el problema radica en tres aspectos: condiciones de contratación y entrenamiento, salario y horario. Aparentemente la situación actual de un profesional que quiera vivir de la animación cumple con las siguientes características.
Primero, no está siendo contratado con una base permanente ni está recibiendo la capacitación que necesita para que un dōgaman (ilustrador de anime que se dedica a los dibujos intermedios que se colocan entre los fotogramas originales, los fondos, la limpieza de la imagen, entre otros) tenga posibilidad de ascender a gengaman (artista principal).
Segundo, por lo general el dōgaman que entra a trabajar a la industria de la animación tiene que trabajar un promedio de 10 y 11 horas diarias (a veces hasta 18!!), con tan solo 4.6 días libres al mes. Por otra parte, la media de sueldos en animación (3.330.000 yenes anuales) es más baja que el resto de salarios de la industria en hasta 810.000 yenes.
ilustradores-japoneses
Si a esto se le suma el hecho de que la tendencia actual es que una serie de anime dure alrededor de tres meses, en lugar de los doce meses que solía durar antes, ello ha implicado que la sobre exigencia de empezar de cero sea cada vez más constante y menos competitiva, debido a que muchas productoras han tenido que tercerizar el trabajo de los dōgaman japoneses y de la producción de video en manos de trabajadores chinos o coreanos en hasta un 80%. De mantenerse esa tendencia, Irie Yasuhiro prevé que pese a hablar del anime como “animación japonesa”, en realidad mucho de ese trabajo sería tercerizado en manos extranjeras.
Con el ánimo de contrarrestar la situación, productoras como MAPPA han tratado de reclutar nuevo talento japonés que, si bien comienza a trabajar con contratos limitados, tienen la posibilidad de convertirse en contratos a tiempo completo, algo que aparentemente, no es una práctica usual en el mercado laboral de animación japonesa.
mappa-anime-studio
También, JANICA propone medidas como un tratamiento preferencial para las productoras de animación en términos fiscales, subsidios para los dōgaman entre otras ayudas monetarias. Igualmente, se ha pensado en transformar el concepto del actual ‘Centro General Nacional de Medios de Comunicación y Bellas Artes’ de “tienda pública de manga” a ‘Centro Nacional de Manga’, en dónde los animadores pueden acudir para recibir una formación que les permita desarrollar las habilidades que necesitan para ascender en su oficio.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here